Portugués

Los murciélagos vampiros ajustan sus sensores térmicos para cazar

Publicado online el 3 de agosto de 2011 | Nature | doi:10.1038/news.2011.454

Los murciélagos vampiros ajustan sus sensores térmicos para cazar

El ajuste de estos receptores ayuda a los murciélagos a localizar el calor del cuerpo de su presa.
George Wigmore

Image
[ Estos órganos con sensor de infrarrojos alrededor de la nariz ayudan a los vampiros (Desmodus rotundus) a cazar a su presa. Pascual Soriano ]

Los murciélagos vampiro cazan mediante la detección de puntos calientes en su presa, donde la sangre fluye cerca de la piel, pero cómo lo hacían ha sido durante mucho tiempo un misterio. Ahora los investigadores han descubierto que los murciélagos altera un sensor que ha evolucionado para detectar las temperaturas peligrosamente altas, ajustándolo para seguir el rastro del tibio cuerpo de su presa.

El hallazgo demuestra que los murciélagos (Desmodus rotundus) utilizan un mecanismo diferente de los otros únicos vertebrados que pueden detectar la radiación infrarroja: tres familias de serpientes. El descubrimiento también podría ayudar a diseñar fármacos que actúan sobre sensores similares en los humanos.

Los murciélagos vampiro son conocidos por detectar la radiación infrarroja de sus presas utilizando órganos especializados ubicados alrededor de su hocico. Para definir las bases moleculares de esta habilidad, David Julius, fisiólogo de la Universidad de California, San Francisco, y sus colegas compararon la expresión del gen en las fibras nerviosas de los órganos de los murciélagos con la de las fibras nerviosas de la espina dorsal de estas criaturas.

Encontraron que los murciélagos producen dos formas diferentes de un canal iónico sensible al calor –una proteína que controla los procesos celulares– denominado TRPV1. En las fibras nerviosas espinales, los murciélagos utilizan el gen Trpv1 para expresar el TRPV1 en su estado normal, una forma de larga duración. Sin embargo, en las fibras nerviosas de estos órganos, los animales utilizan el mismo gen para producir una nueva forma más corta de la proteína. El trabajo se ha publicado en la revista Nature1.

Los investigadores ya habían demostrado que las serpientes, como la de cascabel, ​​han adaptado un canal iónico diferente –en general uno insensible al calor– para detectar la radiación infrarroja2.

Termostato molecular
“El estudio muestra cómo una adaptación especializada –la detección de infrarrojos– puede evolucionar mediante distintos mecanismos genéticos en los murciélagos vampiro y en los otros únicos vertebrados capaces de este mecanismo sensorial”, afirmó Gareth Jones, que estudia el comportamiento de los murciélagos en la Universidad de Bristol, Reino Unido.

TRPV1 se encuentra en todos los vertebrados. Detecta el calor que sería perjudicial para los tejidos corporales, provocando una sensación de dolor y ardor. Normalmente se activa a partir de 43 °C. Pero la variante adicional que se produce en los murciélagos responde a partir de 30 °C.

“El canal es como un termostato”, aseguró Julius. Alterando su estructura, dejando fuera parte del gen, se ajusta la capacidad del canal para detectar el calor. Expresando diferentes formas en diferentes tejidos, los murciélagos han duplicado la funcionalidad del sensor, manteniendo su función original, pero adquiriendo también la habilidad para detectar el calor corporal para una caza más eficiente.

Julius espera que el trabajo permita investigar cómo funcionan estos sensores térmicos en los seres humanos. También podría ayudar a diseñar fármacos que supriman la actividad de los canales iónicos relacionados, como los implicados en el dolor inflamatorio.

Referencias

1. Gracheva, E. O. et al. Nature 476, 88-91 (2011).
2. Gracheva, E. O. et al. Nature 464, 1006-1011 (2010).

Vínculos externos

Gareth Jones
David Julius

 
Enseñanza